EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Del biógrafo al D.V.D.







l advenimiento del videocassette constituyó sin dudas un avance fundamental para quienes deseábamos estudiar a Gardel. No sólo se comenzaban a comercializar sus películas sino que además nos permitía grabar documentales y programas televisivos. 
Así, la atracción que desde siempre ejerce en mí aquel Buenos Aires decimonónico y de la primera mitad del Siglo XX -o, más exactamente, hasta 1936- se veía satisfecha con programas como "Décadas", que conducía el joven "Pancho" Ibáñez y otros similares que grababa para volver a mirar cuando mi entorno familiar me lo permitía.

Por supuesto, la disciplina de búsqueda diaria también incluía testimonios de personas allegadas a Gardel frecuentemente entrevistadas por Silvio Soldán o Eduardo Bergara Leumann. 

Eran otros tiempos: con Leguisamo, Tito Lusiardo, Cadícamo, Morera, Pedro Ortiz, Pedrito Quartucci...
Era otra televisión: con menos canales y más programación nuestra.
Era otro tango: más intimista, menos acrobático. 

Había mucho para grabar.

En cada viaje a Buenos Aires buscaba nuevas copias de las películas, que cada vez se reconstruían más y mejor.
Rodolfo Zatti me orientaba mucho al respecto. El había buscado antes que yo y conocía los negocios y las marcas de videos. Por entonces sólo estaban en el mercado las filmadas en Estados Unidos y nos preguntábamos si alguna vez llegaríamos a ver "Melodía de Arrabal"...!!

En principio sólo me interesaba la "materia prima": las películas protagonizadas por Gardel y los documentales, con material de época.
Luego vinieron las otras, las de ambiente porteño de entonces: "Asesinato en el Senado de la Nación", por mencionar alguna.

Más tarde comencé a interesarme por las películas de homenaje donde la semblanza del protagonista es más importante que la verdad histórica. Ésas que emocionan por su ingenuidad con Rolando Chaves y Hugo del Carril como estandarte.

Diferentes son aquellas que presentan a Gardel como un símbolo ("El Exilio...")  o la ficción de "El día que Maradona..", donde otro es el mensaje aunque la admiración sea la misma. 

Y al adentrarme en este mundo del cine de "Gardel y su Tiempo", fui hurgando en películas de la época para palpar la cinematografía de entonces.  

En los últimos meses he digitalizado la casi totalidad de los antiguos VHS y poco a poco, voy publicándolos en este blog.

Gracias por interesarte.